La nueva vida de Carlos Tatay: “No llevo la silla en la cabeza, la llevo debajo del culo”

“Estoy muy bien, voy mejorando día tras día”. Son las primeras palabras de Carlos Tatay en la entrevista difundida por Pont Grup, donde el valenciano hace un intenso repaso a su evolución en los nueve meses que han pasado desde su accidente en Portimao, a lo que está por venir y, por supuesto, al panorama de MotoGP. CREANDO UNA NUEVA VIDA Sigue con el mantra de no hacerse expectativas de poder andar, poniendo el foco en su realidad actual y destacando que su calidad de vida está mejorando muchísimo al controlar cada vez más el abdomen y la lumbar: “Esto se traduce en que el día a día lo disfruto mucho más, puedo hacer más locuras”, asegura desde el optimismo, con una reflexión vital que denota una madurez cada vez mayor, impropia de un chico de 20 años: “Me he dado cuenta de la suerte que tengo en mi vida, de las personas que han estado a mi alrededor y con las que hemos sacado este barco hacia delante”, subraya Tatay, que está “creando una nueva vida con nuevos objetivos” para recuperar el estilo de vida que tenía antes, pero usando dos ruedas más. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de TATAY99 (@carlostatay99) “Vivo día a día, cada día es una locura y estoy muy contento por esto. Voy al gimnasio, a rehabilitación, tengo bastantes reuniones, entreno con el kart…”, enumera el de Alacuás, que desconecta editando los vídeos que sube a redes sociales y hace hincapié en que “la rehabilitación ha pasado a un segundo plano”, lo que significa que tiene otros objetivos que le ayudan a levantarse cada día con ganas. FUTURO: KARTS Y… ¿DAKAR? Uno de esos objetivos principales son los karts, aventura a la que se lanzó tras la última depresión que pasó en casa, cuando después del aluvión de visitas que recibió tras el accidente vio cómo la vida seguía para el resto y empezó a sentirse solo: “Te das cuenta de que estás lejos de todos, de que no puedes moverte, no tienes independencia… y eso me mató. Un día por la mañana llamé a mi amigo y le dije que teníamos que buscar un kart y adaptarlo. Me buscó uno y fuimos a recogerlo”, recuerda, explicando que eligió el kart por ser la opción más económica. “Es lo que me libera de todo”, prosigue, reviviendo su primera vez: “Tenía tantas sensaciones mezcladas que ni sonreía, pero cuando llegué a casa supe que era lo mío porque no pensaba. Tocaba los mandos, metía marchas, aceleraba, frenaba… sin pensar y esto no es normal porque cuando tienes todos los mandos en el volante y solo dos manos para manejarlo, no es fácil de gestionar”, relata, confesando que fue ahí cuando decidió que orientaría su vida a las cuatro ruedas. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de TATAY99 (@carlostatay99) Como ya comentó su primer objetivo es la Baja Aragón, un proyecto cuyas opciones está mirando con detenimiento para ver si su buggy pasa todas las homologaciones y con la intención de correrla con una estructura propia y sin más objetivo que “el de volver a disfrutar de la competición y de este mundo”, animado por su rápida progresión en las cuatro ruedas, donde destaca que los puntos de referencia son muy similares. “No se me ha olvidado pilotar”, sentencia entre risas. Sin embargo, cuando le brillan de verdad los ojos es al oír la palabra Dakar: “Ojalá”, responde a la pregunta de si sería el próximo paso. De momento, y con un consejero de lujo, parece más un sueño a medio o largo plazo: “Hablando con Albert Llovera, que me está ayudando mucho, me ha dicho que para el Dakar siempre hay tiempo, que puede serlo, pero que él no lo pondría como primer objetivo. A mí me tira mucho, el año que viene creo que no, pero es algo que tengo en mente”, admite. EL EQUIPO TATAY Pese a que la situación con las federaciones sigue encallada a la espera de que el juicio decida cuál de las dos (o en qué porcentaje cada una) tiene que hacerse cargo de los pagos pasados y futuros; la nueva vida de Carlos Tatay está, por suerte, llena de apoyos externos, tanto de marcas como de personas. Un apoyo que ha sido de gran importancia para él, sobre todo cuando estuvo en sus momentos más bajos: “Es muy guay, porque cuando estás en Toledo te sientes en lo más bajo de tu vida. Pasas de la gloria al fracaso en medio segundo. Cuando me llamaban los patrocinadores les preguntaba si estaban seguros, porque todavía no sabía hacia dónde iba a tirar mi vida, no tenía casa, ni coche… no sabía qué iba a ser de mí”, rememora el piloto de Pont Grup, cuya llamada fue un chute de energía muy bestia. Tanto que fue el detonante de esa llamada a su amigo para decirle que quería hacer algo en las cuatro ruedas, sin importar la modalidad. Sentirse apoyado tras haber pasado fuertes crisis de depresión catapultó su ánimo: “Esto fue lo que me inició y me lanzó al mundo de las cuatro ruedas: la gente que me apoya, así que vamos a por todas”, reconoce. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de TATAY99 (@carlostatay99) PILOTO PERFECTO Y PORRA MOTOGP Explica también que ser parte de la familia Pont Grup junto a pilotos como Pedro Acosta, Dani Pedrosa, José Antonio Rueda, David Muñoz, Sergio García Dols o Xavi Vierge le ayuda a estar cerca de pilotos que han sido compañeros y a ver su silla de otra forma: “No la llevo en la cabeza, la llevo debajo del culo y esto me ayuda a afrontar muchas cosas que a otra gente no”, sostiene Tatay, que se atreve a formar el piloto perfecto de Pont Grup: la juventud y las ganas de Rueda, la tenacidad y la forma de atacar de Acosta, la constancia de Vierge, la agresividad de Muñoz y la mentalidad de no rendirse nunca de… él mismo. Finalmente, hace un repaso al panorama actual de MotoGP, destacando la valentía y el descaro de Acosta, contra el que compitió en la MotoGP Rookies Cup de 2019; antes de dar su porra a los tres títulos: David Alonso en Moto3, Tony Arbolino en Moto2 y Pecco Bagnaia en MotoGP: “Aunque sea muy difícil encadenar tres títulos seguidos de MotoGP, me decanto por Pecco por la mente fría que tiene y por cómo es capaz de darle la vuelta en muchas situaciones el domingo, es muy bueno. Ojalá sea para un español, pero creo que va a ser él”, augura.

Scroll al inicio