Jorge Martín, un triunfo que vale por cuatro

El español Jorge Martín, vigente subcampeón de MotoGP, ha empezado la temporada 2024 con un rendimiento capicúa si se cogen los sprint y las carreras de los dos primeros grandes premios del curso: primero-tercero-tercero-primero. Pese a las recurrentes vibraciones que aparecen en su Ducati Desmosedici GP24 y que le traen por el camino de la amargura, el madrileño se va a estas mini vacaciones de algo más de dos semanas -propiciadas por la cancelación de la cita argentina- vibrando altísimo y como el hombre más feliz de MotoGP, con permiso de Pedro Acosta. Y tiene motivos, porque su victoria en la carrera del Gran Premio de Portugal no vale doble ni triple, sino cuádruple. 1) La victoria como tal Esta parte no requiere mucha explicación. Ganar una carrera en MotoGP nunca es fácil, y la mejor prueba de ello es que, pese a la endiablada velocidad que lleva demostrando todos estos años -y especialmente el pasado 2023-, es ‘solamente’ su sexto triunfo en la categoría reina. Iguala a Álex Rins en la quinta posición de los pilotos en activo por detrás de Maverick Viñales (9), Fabio Quartararo (11), Pecco Bagnaia (19) y Marc Márquez (59); saldando esa ‘pequeña’ cuenta pendiente que tiene con los domingos. No obstante, de esas seis, cuatro han sido en las últimas once carreras. Maverick Viñales persigue a Jorge Martín, MotoGP Portimao 2024 Además, fue una victoria conseguida sin fisuras, cimentada en una salida fulgurante y cocinada a fuego lento y con aire limpio de primera curva a bandera; manteniendo a raya a un Maverick Viñales que 23 horas antes se había mostrado inabordable en el Sprint, cortando la racha de Ducati en general y el propio Martín en particular. 2) La victoria psicológica A veces son tan importantes las victorias como los ‘metadatos’ de las mismas. Lo que viene a ser el cuándo, el dónde o el cómo. En este caso, y aunque el cuándo también es relevante, sin duda la importancia capital está en el dónde. Hasta este fin de semana, la mención de Portimao traía escalofríos al piloto madrileño y su entorno. Ya el año pasado, tras ser segundo en el sprint, lo pasó mal en carrera: tuvo que irse largo en el incidente en el que Marc Márquez tiró a Miguel Oliveira y después se cayó mientras remontaba. Un año antes se fue al suelo en carrera a las primeras de cambio cuando rodaba fuera del top 10, pero nada de aquello comparado con lo sucedido en 2021. Marc Márquez tira a Miguel Oliveira mientras Jorge Martín les esquiva, MotoGP Portimao 2023 Por aquel entonces, Martín era rookie y venía en una nube desde Qatar, ya que venía de hacer la pole y finalizar tercero en el GP de Doha, su segunda carrera en MotoGP. Sin embargo, en los libres de Portugal sufrió una de las caídas más escalofriantes de la historia: llegó a soportar una fuerza de 26G (la tercera más grande de la historia), voló durante más de cinco segundos y se rompió siete huesos. Tiempo después, reconoció que llegó a pensar en la retirada a consecuencia de aquella caída. Sin embargo, tres años más tarde -y paradójicamente también llegando de ser tercero desde la pole en Lusail- se plantó en un trazado donde no había puntuado un domingo en la clase reina y se hizo con una victoria realmente psicológica, como él mismo reconocía: “Junto a mi psicólogo hemos trabajado cosas importantes que creo que me hacían ser más débil, tener más dudas o intentar controlar las cosas”, confesaba después. 3) Los ceros de Marc y Pecco El vigente subcampeón ha corregido los puntos débiles y eso es toda una declaración de intenciones. ‘Martinator’ sabe que no puede dejarse muchos puntos por el camino para llevarse el título, una lección que aprendió en el tramo final del pasado curso por las malas: con fallos que a la postre le privaron de poner su nombre en la placa del trofeo de MotoGP. Johann Zarco y Pecco Bagnaia pasan a Jorge Martín en presencia de Fabio Di Giannantonio y Brad Binder Este año no solo ha empezado sin fallar, sino que sí lo han hecho dos de sus teóricos grandes rivales, y además de una tacada. Ya en el Sprint, su archirrival Bagnaia le hizo un regalo cuando falló una frenada y perdió una victoria segura, algo que seguramente influyó a la hora de no entrar al trapo cuando Marc Márquez le metió la rueda y dar por más o menos buena la tercera posición. Y el domingo, el cable llegó por partida doble. Mientras él disfrutaba del aire limpio que le había proporcionado su impresionante arrancada, Bagnaia y Márquez sufrían viendo alejarse poco a poco el tren del podio primero y al fogoso Acosta después. Ya en el tramo final, el italiano parecía tener incluso más dificultades y el de Cervera quiso aprovecharlo. El resultado es sobradamente conocido. Márquez buscó el interior de Bagnaia y se abrió ligeramente en el ápice de la curva. El italiano quiso aprovechar ese resquicio y abrió gas para tratar de recuperar el interior mientras el español recuperaba la trazada. Una lucha de egos traducida en una intersección de trayectorias en el mismo plano espacial y la misma línea temporal, una imposibilidad física que derivó un leve impacto que hizo caer a ambos, con sus consiguientes ceros en el casillero. Marc Márquez y Pecco Bagnaia se van al suelo, MotoGP Portimao 2024 4) La batalla por 2025 A nadie se le escapa que Jorge Martín tiene dos misiones coincidentes en este primer tramo de 2024: amasar la mayor ventaja posible en la clasificación general pensando en ser campeón allá por noviembre (o antes) y convencer a Ducati de que la segunda Ducati Desmosedici GP25 del equipo oficial tiene que ser para él. En 2023 no se vistió de rojo por la gran temporada de Bastianini, al que Ducati decidió renovar para este 2024. Martín lo asumió, pero al mismo tiempo dejó muy claro que en 2025 será piloto oficial. En Ducati o fuera. Y, aunque ofertas externas no le faltarán, es evidente que su prioridad es seguir vinculado a la marca de Borgo Panigale, pero con el estatus que sabe que se ha ganado. Ahí influyen dos variables: el tiempo y los rivales. Así como para ser campeón tiene toda la temporada, es consciente de que la decisión de Ducati no se demorará más allá del verano. Por eso tiene que postularse como candidato ideal desde el día uno ante pilotos de la talla de Marc Márquez y, por supuesto, Enea Bastianini, que sigue en su proceso de reencontrarse con la versión previa a la lesión que lastró su 2023. Jorge Martín se va de Maverick Viñales y Enea Bastianini, MotoGP Portimao 2024 En Portimao, la ‘Bestia’ se destapó haciéndose con la pole y se mantuvo toda la carrera al acecho de Martín y Viñales. No fue suficiente para parar los martillazos del de San Sebastián de los Reyes, que ha terminado por delante del 23 en las dos carreras y los dos sprints de este curso, volviendo a ganar la batalla particular por hacerse con la GP25 roja.

Scroll al inicio