El simbolismo histórico del adelantamiento de Pedro Acosta a Marc Márquez en Qatar

Los dos se sabían con los focos encima. Marc Márquez, porque se miraría con lupa su estreno con Ducati tras más de una década con Honda. Pedro Acosta, por ser la irrupción más esperada en la categoría reina desde el propio Márquez. Durante el invierno, los dos se habían dedicado a intentar, en vano, rebajar las inmensas expectativas de la gente; exhibiendo un perfil bajo que no se cree prácticamente nadie. Una incredulidad que no nace de pensar que Márquez y Acosta mienten; sino que proviene de saber que cuando se bajan la visera se convierten en caníbales. Porque nadie olvida la sonrisa de Marc y porque el tiempo para Pedro no pasa igual que para el resto. Por eso, a nadie le sorprendió demasiado ver a Pedro Acosta totalmente desatado en su primera carrera dominical en MotoGP. Tras perder dos posiciones en el primer giro, pasando de octavo a noveno, las recuperó en la siguiente adelantando a Aleix Espargaró y Fabio Di Giannantonio, y trepando un puesto más con la caída de Jack Miller. Marc Márquez perseguido por Pedro Acosta en el GP de Qatar Una vuelta más tarde superó a Enea Bastianini y, en el quinto giro, soltó los frenos en un cambio de dirección para efectuar un certero adelantamiento sobre Álex Márquez, quizás el más bonito de todos cuantos hizo. Un adelantamiento que le dejaba en quinta posición y, sobre todo, le situaba a la rueda de Marc Márquez. Un Marc que ya le esperaba por la zona delantera, tal y como admitió en sus declaraciones posteriores. A su espalda, Acosta pasó hasta siete vueltas, esperando su momento. Lo encontró nada más superarse la mitad de la carrera, aprovechando la debilidad del 93 en la recta, motivada -como él mismo reconoció- por un cambio infructuoso en el set up. El de Mazarrón se pegó al de Cervera, se salió de su aspiración y se lanzó al interior, parando la moto en el interior de la curva 1. Nobody is safe from the shark attack! 🦈 Not even the 8-time World Champ @marcmarquez93! 😲#QatarGP 🇶🇦 pic.twitter.com/eGxOJ4DkzK — MotoGP™🏁 (@MotoGP) March 10, 2024 Cuesta imaginar un adelantamiento más canónico. De primero de motociclismo. Cualquier persona que siga las motos habrá visto miles de adelantamientos prácticamente idénticos a ese. Sin embargo, la mayoría de las personas que estaba viendo la carrera sintió un cosquilleo en el preciso momento en el que el 31 se situaba por delante del 93. La sensación de estar viviendo un momento que en unos años se considerará histórico. La expectación que surge de la fe casi unánime en que el joven ‘rookie’ acabará convirtiéndose en una leyenda del motociclismo. Casi todo el mundo tiene claro que Pedro Acosta es un elegido. Por talento y por carisma. Por eso existió ese adelantamiento. Porque Acosta estaba decidido a colarse en la foto con los grandes desde el primer día. Es un adolescente y para él las carreras siguen siendo un juego. Qué más da que, dos vueltas después de ese adelantamiento, cometiese un error y perdiese la posición con Márquez. Poco importa que, en las dos vueltas siguientes le pasasen Álex Márquez y Enea Bastianini. Resulta casi baladí que, en los giros finales, Fabio Di Giannantonio y Aleix Espargaró le relegasen a la octava posición. Pedro Acosta adelanta a Marc Márquez, MotoGP Qatar 2024 Se había comido las gomas, era evidente. Lo intuía casi toda la afición mientras le veía ir a por todas. Lo tenían claro los rivales que le veían firmar la vuelta rápida mientras ellos aguardaban su momento. Y seguramente hasta él mismo tenía la certeza que estaba forzando sus neumáticos por encima de lo recomendable y lo acabaría pagando al final. Y no le importó. Corriendo de otra forma quizás podría haber terminado sexto en lugar de octavo, ¿y qué? El resultado era secundario, tocaba disfrutar y hacer disfrutar. Era un día para decirle al mundo que ha venido a dar espectáculo, y el adelantamiento a Márquez fue toda una declaración de intenciones. Porque fue un adelantamiento futil para el desenlace de la carrera: no cambió en nada el transcurso del GP de Qatar. Y, sin embargo, ha sido seleccionado por MotoGP para la votación a mejor adelantamiento del GP… y la va ganando de calle. The rookie 🆚 last year’s runner-up for Best Overtake! 🔄 The decision is in YOUR hands! Vote your favourite move below 👇#QatarGP 🇶🇦 pic.twitter.com/rEWQHTwHTz — MotoGP™🏁 (@MotoGP) March 12, 2024 ¿Por qué? Porque su impacto va mucho más allá. Tanto que no se puede mirar con los ojos del 10 de marzo de 2024; sino con los ojos de la historia. Hay que cerrar los ojos e imaginarse en el año 2040 para tratar de imaginar cuál será la importancia de ese momento vivido en el Lusail International Circuit. Fue un momento cargado de simbolismo. El momento exacto en el que el futuro del motociclismo le metió la moto al pasado, fundiéndose en un presente que se antoja brillante. Pedro Acosta tiene un pasado brillante, un presente increíble y un futuro cuyo límite solo puede ser el cielo del motociclismo. Marc Márquez tiene un pasado glorioso, un presente todavía interesante y un futuro cada vez más corto, pero todavía prometedor. De ahí que lo mejor de la foto no es que sea la escenificación del irremediable relevo generacional. Lo mejor es que, como Acosta ha llegado para quedarse y Márquez tiene cuerda para rato, ese adelantamiento es solamente el primero entre ambos. Porque lo mejor de los relevos generaciones son los periodos de coexistencia. Y, para recocijo del mundo del motociclismo, el de Márquez y Acosta promete ser largo. Pedro Acosta delante de Marc Márquez en el GP de Qatar

Scroll al inicio